Sagres. Algarve. Portugal
Sep 5, 2014Public
Photo: 3: Nuestro siguiente destino, Sagres, está a 577 km... disfrutando, el camino también forma parte del viaje.
Photo: 2: Aún con la hora que hemos ganado con el cambio, llegamos a Sagres sobre las 14,30h. El hotel muy bonito y ciertamente bien ubicado y tras muchas horas de coche, comenzamos la visita por....
Photo: 3: ... una Cataplana de Pescados... muy buena. La cataplana es el recipiente metálico donde lo cocinan, una especie de fiambrera antigua con cierres. Sagres es pequeño y tranquilo, menos de 2.000 personas, un poco hippy y surfero.
Photo: 4: En Sagres hay una calle y poco más, es la Rua Comandante Matoso, están las Fortalezas de Sagres y de Beliche, las playas de Tonel, de Beliche y de Mareta, los impresionantes acantilados y el atardecer en el Cabo San Vicente.
Photo: 5: El regente Pedro, duque de Coimbra, donó a su hermano, Enrique el Navegante (1394-1460) la villa de Sagres, que entonces era un peñasco arrasado por piratas. D. Enrique se trasladó al Algarve en 1452 y a Sagres en 1457, donde murió tres años más tarde. Su estatua está en la Rua Comandante Matoso.
Photo: 6: Aquí también ha llegado la moda de vestir objetos urbanos con croché, es el Urban Knitting, un movimiento mundial que tiene como objetivo reivindicar lo estético y lo femenino a través de la calle. Ecológicos, pacíficos, respetan el entorno...
Photo: 7: La Fortaleza de Sagres se hizo en un promontorio, el Cabo de Sagres, por tanto está protegida de forma natural por tres de sus lados por acantilados verticales. Muchos barcos pasaban por esta zona y aquí podían estar a salvo de piratas.
Photo: 8: En el interior hay una gran rosa de los vientos, puede que del s. XVI, denominada Rosa dos Ventos do Infante D. Henrique, un círculo que tiene marcados alrededor los rumbos en que se divide la circunferencia del horizonte.
Photo: 9: El recinto también cuenta con una iglesia, aunque no es la ermita que mandó edificar D. Enrique en 1459. A finales del siglo XVI, la armada del corsario Francis Drake atacó la región de Sagres, que fue violentamente saqueada e incendiada.
Photo: 10: La Costa Vicentina vista desde la Fortaleza. Vinimos buscando justamente esto... paisaje salvaje, soledad, color... En primer término la Praia do Tonel, luego la playa de Beliche, la Fortaleza de Beliche y el Faro del Cabo San Vicente.
Photo: 11: La Playa de Beliche, muy bonita, cuevas, arena fina, protegida por el Cabo San Vicente, tiene rocas, buena para bucear, agua fresquita y tiene hasta chiringuito que al atardecer se llena para ver la puesta de sol cómodamente.
Photo: 12: Un poco más adelante, encontramos la Fortaleza de Beliche. No se sabe de cuándo es pero se supone que es del s. XVI. En 1587 con el ataque del corsario británico Francis Drake, quedó un poco maltrecha.
Photo: 13: En su interior está la Capilla de Santa Catarina donada por Enrique el Navegante poco antes de su muerte en 1460, el retablo del altar fue trasladado a la iglesia de la Fortaleza de Sagres. Me gusta la serenidad de estos paisajes...
Photo: 14: Aaaahhhh ¿y la serenidad? ¡Qué embotellamiento!... ¿de dónde ha salido tanto coche?...Hale, todo el mundo al Cabo San Vicente a ver el atardecer, así que hay que tenerlo en cuenta para aparcar.
Photo: 15: El Faro del Cabo San Vicente está construido dentro de la Fortaleza de San Vicente del siglo XVI. En 1587, el malo malísimo pirata británico "Sir" Francis Drake también destruyó el faro primitivo.
Photo: 16: La silueta del Faro reflejada en el acantilado.
Photo: 17: Uno se empequeñece ante la inmensidad de este paisaje.
Photo: 18: La gente toma posiciones para ver la puesta de sol... está bien sacar la toalla o incluso la mantita del coche, hace fresquito.
Photo: 4: Una pincelada de Sagres... su puesta de sol allí en el extremo más SW del continente europeo, en el Cabo San Vicente. Los antiguos pensaban que era el fin del mundo conocido, el lugar donde se iniciaban las tormentas.
Photo: 20: Silencio, Helios se va a dormir, se siente un respetuoso silencio ante la belleza.
Photo: